Estudiando
Estudio de los libros de la Torá
Vaikrá
+100%-

Tazría-Metzorá

Primer comentario (Rab Moshe Hoffer)

Segundo comentario (Boletin Judaicasite) 

Tercer comentario (Rab Iosef Meta)

Primer comentario – La esencia del hombre

Mediante tres maneras el hombre se conoce. ¿Que significa que el hombre se conoce? Por lo general vemos a una persona durante años y pensamos que lo conocemos, cuando en realidad no es asi. De acuerdo a las palabras de la Guemara, solo se llega a conocer al hombre a traves de tres maneras: por su copa, por su bolsillo o por su ira. En los tres casos, el hombre puede mostrar actitudes diferentes a las comunes; en estado de ebriedad puede contar los secretos mas intimos, cuando le tocan el bolsilo puede salir corriendo para no responder a los pedidos que le hacen y cuando esta enojado puede actuar tan violentamente que es capaz de sacar a relucir los aspectos mas feos de su personalidad. Algunos dicen que tambien se puede identificar al hombre por su risa. ¿De que se rie? ¿Como lo hace? Socrates dijo “la risa es exclusiva del ser humano”, por tal motivo la risa del hombre lo identifica.

Esta escrito en la Tora que cuando Esav vendio la primogenitura a su hermano Iaacov, el primero desprecio la primogenitura. Dicen nuestros sabios en el Midrash, que Esav despues que comio y bebio lo que preparo su hermano, tomo a sus companieros y les dijo: vayamos a burlarnos de Iaacov, iremos a decirle ¡Que necio eres! ¡Vendiste un plato de comida por algo que no existe! Eso es lo que dice el pasuk (versiculo), comio y se fue, ¿donde? a buscar a sus compañeros para reirse de su hermano. La pregunta es obvia, si Esav hizo un negocio con Iaacob… ¿de que se reia? Cuando la persona sabe que no procedio correctamente se rie para apaciguar la situacion. Es una risa que encubre la verdad. La verdad lo preocupa, lo entristece entonces se rie para acabar con su cargo de conciencia. Como le es dificil reirse solo, busca a sus compañeros para que se acoplen a el. Esto es lo que hacen algunos, en lugar de preocuparse por solucionar las cosas que los perturban, en vez de reconocer la verdad, tapan sus oidos con risas. La forma de hablar tambien revela la esencia del hombre, ¿que es el habla? Es la expresion de los pensamientos que proviene del alma a traves del cuerpo.

Explica el Rab Hutner z”l que la fuerza del habla es algo maravilloso, pues alli se unen el cuerpo con el alma. Por eso se llama al ser humano “parlante” porque esa es su esencia, una combinacion de lo fisico con lo espiritual, la vida y la muerte estan pendientes de la lengua. Dicen nuestros sabios en el Midrash que hay personas que pecan en la tierra y no en los cielos. Es decir transgreden con sus cuerpos, por sus deseos y danian la tierra. Hay otros que pecan en el cielo pero no en la tierra, transgreden con sus pensamientos que estan basados en la inteligencia, que proviene de los cielos y danian en el mas alla. Quien habla Lashon Hara (calumnias), peca en los cielos y en la tierra, por cuanto que el habla es la combinacion de lo de arriba y lo de abajo su efecto es peor que cuando pecamos con el cuerpo que solo perjudicamos la tierra, o cuando pecamos con el pensamiento que solo dañamos los cielos. Con el habla dañamos los dos o los beneficiamos. Con nuestra conversacion nos identificamos, pues ella es la esencia del hombre.

Rab Moshe M Hoffer


Segundo Comentario – Los judíos en el mundo

El Pueblo Judio es numericamente muy pequeñio en relacion a la poblacion de las otras religiones y del mundo en general. En un mundo de mil millones de cristianos, mil millones de musulmanes, setecientos millones del culto hindu y quinientos millones de budistas, los trece o catorce millones de judios parecerian importar muy poco. Sin embargo, cualquiera que lea los diarios en todo el mundo, debe de pensar que los judios suman una importante cantidad en la poblacion mundial. La desproporcionada influencia de los judios, individual y nacionalmente, a traves de todos los siglos de civilizacion, es uno de los signos de nuestro caracter de elegidos. Sin embargo, el hecho de que el pueblo judio, mas de cincuenta años despues del Holocausto, no se haya restaurado numericamente volviendo a su tamaño previo, es una condicion preocupante. Esto es el producto del creciente numero de solteros/as judios, de muchas mujeres que se casan tarde por mantener una carrera, de los casamientos mixtos y la asimilacion y de los miles de abortos efectuados cada anio. Combinadas, todas estas razones describen problemas demograficos que afectan a la futura vitalidad y crecimiento del pueblo judio.

La perasha Tazria trata, al menos indirectamente, de la necesidad y de la santidad de traer niños al mundo. Aunque la Tora enuncia la parte relevante de la perasha concerniente a los ninios y a la reproduccion en terminos de tahara y tumah (pureza e impureza ritual), el claro mensaje de la Tora es su reiteracion de la bendicion divina y el desafio para la humanidad de “sed fructiferos y multiplicaros”. Si esto es verdad con respecto a la humanidad en general, es indudablemente verdadero en relacion al pueblo judio. Porque si bien el Creador nos advirtio por anticipado que “sereis una minoria entre las naciones”, existe sin embargo una obligacion sobre todos nosotros de preocuparse porque exista una considerable poblacion de judios presente en el mundo que enseñe y ejerza su influencia en el orden moral.

Para que el judaismo sobreviva y prospere es necesario que haya judios. Esa simple leccion desafortunadamente ha sido perdida en miles de hermanos que han adoptado las teorias del “yo-primero”, del huir de todo dolor y sacrificio, todas actitudes hedonistas y egoistas propias de la sociedad postmoderna.

El tener hijos, cuantos, cuando, etc. es realmente una decision muy personal en relacion a un tema muy intimo. Sin embargo, existe una actitud general, en la orientacion de la Tora, que debe influir por sobre la decision personal de los individuos judios en esta cuestion. Esta cualidad general de “ser fructiferos y multiplicarse” han desaparecido de muchas de las costumbres corrientes en el mundo occidental en general, por lo tanto, la actitud judia hacia la familia y los ninios necesita de vigor y fortalecimiento en hogares y escuelas. En la vida privada de cada judio debe existir tambien un sentido publico de lealtad y responsabilidad para con el pueblo judio, sus tradiciones y su destino. Los niños son nuestro primera y principal responsabilidad. Ellos son nuestro compromiso hacia la eternidad de Israel. Ese es ciertamente el mensaje subliminal en las palabras de la Tora con que comienza la perasha de esta semana.

(Rabbi Berel Wein (c) 2001 The Destiny Foundation)


Tercer comentario – LOS ACTOS HUMANOS QUE SON BELLOS

En nuestra sección semanal, además de tratar de la `Tumhat Nida’ de una mujer parturienta, nos recuerda el deber básico y fundamental del judaísmo, que es el circuncidar (Brit Mila) a todo varón al octavo día de su nacimiento.

Muchas veces en nuestra historia, los enemigos del pueblo de Israel tramaron prohibirnos este tan lindo precepto. Cuando dominaron los romanos sobre Israel, después de la destrucción del 2do. templo, fue decretada la pena de muerte a quienes circuncidaban a sus hijos.

El Midrash nos cuenta de una discusión entre Rabí Akiba quien había sido sentenciado a muerte por los romanos por el “delito” de enseñar Torá en publico, y entre el gobernador romano Tornosrofos. Y la historia fue así:

“Tornosrofos el malvado le pregunto a Rabí Akiba: ¿qué actos son más bellos, los del creador o los del hombre? Le contestó: Los del hombre son más bellos!! Le dijo Tornosrofos: ¿Cómo es posible? ¿Acaso el hombre puede crear los cielos y la tierra? Le dijo Rabí Akiva: No estamos hablando en cosas que están mas allá del alcance humano, sino solo de las cosas que el hombre puede controlar. Preguntó Tornosrofos ¿Por qué ustedes se hacen la circuncisión? Le contestó: Yo sabia que a esto te referías y por eso me preguntaste que actos son mas bellos a lo que te respondí que los actos del hombre son mas bellos que los de D-s.

Rabí Akiba le trajo espigas y galletas, y le dijo: Estos son obra de D-s y estos del hombre, ¿no son las galletas mas bellas que las espigas?

Le dijo Tornosrofos: Si D-s quiere que el hombre este circuncidado, ¿por qué no nace así? Le dijo Rabí Akiba: ¿Por qué nace unido al cordón umbilical y lo tienen que cortar? – Y sobre lo que preguntas por que no nace circunciso? La respuesta es que D-s entregó los Mitzvot (preceptos) al pueblo judío, para refinar al hombre” (Midrash Tanjuma Tazria 5).

Si prestamos atención a este Midrash, veremos que ellos no trataron directamente sobre la Mitzva de Brit Mila, pero fue el pretexto y punto central de una discusión más esencial. El tema central es la pregunta de las preguntas. La víctima y su verdugo se situaron frente a este interrogante en dos extremos opuestos, en la cual la diferencia es abismal, y la cual no permite concesiones.

Es decir estaban enfrentados, el pesimismo greco-romano, aquí representado por quien conquistó y dominaba en aquel momento, contra el optimismo judío, al cual se le agregaba relevancia dado que quien discutía no era otro que Rabí Akiba, quien pesaba sobre el la pena de muerte.

El mundo, opinaba el romano, es así; tanto lo bueno como lo malo. Le falta ser integro pero no es posible mejorarlo. Además no hay necesidad, ya que no tiene sentido ni dirección, solo su momento y su tiempo. Por ende debemos vivir nuestros momentos. El hombre, es muy pequeño! “¿Acaso puede hacer el cielo y la tierra?” En esta creación tan grande casi no se lo percibe al hombre, entonces ¿qué valor tienen los actos tanto buenos como malos?

Rabí Akiba lo veía totalmente distinto: él decía, que los actos del hombre, son más bellos, aparentemente, que la obra de D-s. En el momento que tenemos que ser responsables no me recuerdes lo pequeños que somos frente a una creación tan inmensa, sino recuérdame “cosas que están al alcance humano”. Aquí nuestra importancia es grande. El mundo fue creado intencionalmente incompleto, para que el hombre pueda por medio de sus actos y su libre albedrío, completarlo y mejorarlo. En su creación personal tiene que parecerse al creador mismo.

En su mano está la posibilidad de hornear galletas de lo que antes eran espigas, es decir, embellecer las creaciones que están en el mundo. Esta es la mayor esperanza. Y principalmente que pueda mejorar y embellecer a si mismo, incluso a su cuerpo, como nos enseña la Mitzva de la circuncisión.

La ambición por un mundo mejor, es lo que nos da energía para que actuemos, y como dijo Rabí Akiba que las Mitzvot fueron dadas para el refinamiento y el pulido del nuestro ser, para poder cumplir con la misión que se nos encomendó.

Iosef Meta

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top