HALEL
La Armonia Universal
La armonía universal
+100%-

Sabidurías vs. Torá

La concepción de la realidad de cada individuo, cultura y civilización, es el resultado de cómo todo el conjunto de fenómenos y aspectos existentes, aún más allá de la conciencia individual, influyen en la forma en que interpretamos nuestra percepción de la realidad.
Nuestra percepción de la realidad, por lo tanto, se puede dividir en dos aspectos generales:

a) La realidad expuesta a la forma y al sistema a través del cual la percibimos.

b) La realidad que existe aún más allá de nuestra percepción.

El aspecto a) relativiza la realidad a nuestro modo de pensar y/o sentir, siendo imposible así percibir al objeto en sí mismo. Sin embargo, es la base, y comprende a todas las formas y sistemas de percepción y concepción de la realidad, ya que es muy difícil superar nuestra subjetividad.

El desafío consiste en alcanzar una forma de percepción que contenga el mecanismo que le permita al individuo expandir su conciencia más allá de sí mismo -aspecto b)- para poder trascender en forma constante su actual percepción de la realidad en pos del Infinito, Ein – Sof, transformando gradualmente el conocer en ser.
El logro de este objetivo depende de la forma en que el hombre es educado a utilizar su intelecto:

1) Justificando sus instintos, deseos y debilidades.

2) Discerniendo en base a Principios Universales y objetivos la consecuencia de sus actos.

Entre las diferentes religiones, culturas y filosofías existentes unas consideran al plano material-sensorial como un fin en sí mismo, otras como algo malo que debemos excluir de nuestra labor espiritual.
La originalidad de la Torá reside en tomar al plano material-sensorial como un medio, que al ser empleado correctamente nos ayuda a lograr el bien colectivo

Cuando una cultura, una filosofía o una forma de vida genera una percepción parcial de la realidad, ignorando los valores espirituales, está destinada a fracasar, ya que se basa en parámetros temporales y espaciales fluctuantes que no responden a las verdaderas necesidades del hombre. La auténtica naturaleza del hombre y la única forma de lograr la justicia es a través del altruismo.

La historia demostró cómo grandes culturas desaparecieron y la actual sociedad degenera, por estar todas ellas basadas en sistemas intelectuales que finalmente sucumben ante los instintos y deseos inferiores. La Torá y las mitzvót, en cambio, mantienen al ser humano alerta con respecto a la forma de vida a que de dichos sistemas conducen, protegiendo a la humanidad para que el “antídoto contra el egoísmo” siga su camino.
La Torá y las mitzvót, llevadas a cabo desde la perspectiva de la Kabalá – lishmá, elevan al ser humano por sobre los deseos inferiores que conducen a la pérdida del objetivo: el bien absoluto, para el cual fuimos creados.

Surgen períodos de gran motivación en pos de “grandes objetivos”, revoluciones sociales y culturales, que finalmente se desvanecen por haber estado basadas en parámetros artificiales que no responden a la verdadera naturaleza del hombre, ya que no lo colman.

La mayoría de las “culturas, filosofías y corrientes de pensamiento” han ido transformando sistemáticamente las debilidades humanas en normas.

Cuando un individuo, una ideología o una cultura se identifican únicamente con lo presente, inmediato y cercano no perciben más que la muerte al final del lapso de la vida física. Entonces los objetivos presentes, inmediatos y cercanos tiene comienzo y fin, mueren, en cambio cuando los supeditamos a lo trascendente son los conductos hacia lo eterno.

La auténtica vida de Torá y mitzvót enseña desde siempre a cada individuo, familia y sociedad, a prever la consecuencia de sus actos, de forma tal que tomemos conciencia si nuestras acciones conducen o no al bien colectivo. Sólo así podremos prevenir que surja el egoísmo, consecuencia de la autojustificación y la percepción subjetiva de la realidad.

La Torá nos da una óptica superior que puede ordenar todas la tendencias humanas, de esa forma el ser humano logra trascender su subjetividad y se encamina hacia la Armonía Universal.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top