HALEL
La estructura incorpórea
Psicología
+100%-

Parámetros objetivos

La Torá nos brinda mitzvót, parámetros objetivos (no asesinarás, no robarás, etc.) a través de los cuales podemos discernir entre el bien y el mal y de esa forma prever las consecuencias de nuestros actos a corto y largo plazo. El Kadósh Barúj Hú [2] todo lo hizo para bien y queda en nosotros, aprehendiendo las leyes de la Torá, desvelar la forma y el momento para extraer el bien oculto existente en cada ser y aspecto de la realidad. Como lo expresa el libro de Kohélet “Todo tiene su tiempo …”.

La Torá no es determinante sino que nos ayuda a encontrar los parámetros de lo posible y necesario, lo bueno y lo malo, para cada etapa y momento. Las mitzvót [1] de expansión (asé) y de contención (lo taasé) nos indican cuándo actuar o posponer nuestros deseos, limitándolos en pro de una futura expansión.

El estudio y la aplicación de la Kabalá a través de las mitzvót debe estar integrado completamente a nuestra vida cotidiana, ya que la substancia a la cual la Kabalá se refiere es el deseo, y es precisamente el deseo lo que la Torá nos exige refinar en nuestro trabajo espiritual.
De acuerdo a la Torá, tanto mejor es el hombre cuanto superiores son sus deseos, es decir que sus deseos generan el bien. Y esto es lo que expresó Rabí Janiná ben Akashiá : “quiso el Kadósh Barúj Hú refinar a Israel y para ello le dio abundancia de Torá y mitzvót“, con el propósito de acercarnos a EL, Raíz y Fuente de todo lo creado.

La auténtica vida de Torá y mitzvót desarrolla la percepción de la realidad, no sólo en función de las necesidades propias sino también de las del semejante y la sociedad. Así logramos transformar el espacio que nos distancia de los hombres en un espacio de encuentro, donde nos asociamos desarrollando proyectos para el bien colectivo. De este modo, cada individuo logra reconocerse como parte inherente de una misma y única realidad infinita e indivisible.

La Torá le da a la mente la dirección para que a partir de lo finito –la Creación- des-cubra lo infinito. La Creación enmarca el reino de la cantidad, de la medida y lo medible es temporal. Es por ello que todo lo que no trasciende la escala de valores del mundo tiene comienzo y fin. Así como el «amor» mundano que todo lo mide deja vacíos sin llenar, así sucede con el trabajo espiritual: cuando el estudio de Torá y la realización de las mitzvót se realizan únicamente en el ámbito de lo mesurable, sin armonizar la mente con el corazón se congela el desarrollo espiritual. El objetivo debe ser la Gueulá-Armonía Universal, sólo así la Torá y las mitzvót nos impulsan dándonos la energía para alcanzar lo Infinito, la conciencia de cómo expandir el amor más allá de toda medida, entonces, ese amor nunca detiene su crecimiento.

El desafío en realizar mitzvót de acuerdo a la Kabalá nos enfrenta a nosotros mismos, a nuestros límites reales diluyendo la fantasía e imaginación. De este modo podemos tomar verdadera conciencia de «dónde estamos» y cómo activarnos para trascender nuestras limitaciones y llenar todos los vacíos. Al discernir a través de la Torá alcanzamos una voluntad superior, Su voluntad, entonces manifestamos lo infinito en lo finito unificándolos. De ahí que en hebreo no existen los verbos tener y poseer, decimos hay para mi- iesh li, hubo para mi- haiá li y habrá para mi- ihié li . Ello señala que todo lo que HaKadósh Barúj Hú puso a nuestra disposición es un medio para alcanzar lo infinito. Tampoco existe conjugación en tiempo presente de los verbos ser y estar, se conjugan sólo en pasado y en futuro. Fuimos y volveremos a ser en la Esencia, en el ámbito del «ser» donde reina el placer infinito. La propia estructura del hebreo nos transmite que la medida sólo posee realidad mientras estamos identificados con lo creado y finito. Cuando alcanzamos la conciencia de que hay una realidad infinita la medida se transforma en un medio, un escalón en pos de lo infinito.

Referencias
* Mitzvót: Código que incluye 613 instrucciones contenidas en la Torá, para el trabajo espiritual del pueblo de Israel.
**Kadósh Barúj Hú: Denominación hebrea que se emplea para designar en forma general al Creador.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top