HALEL
La Armonia Universal
La armonía universal
+100%-

Ocho niveles de Tzdaká

En los últimos años la filantropía se ha incrementado significativamente en todo el mundo. Muchas personas se están adhiriendo a un nueva tendencia de responsabilidad. Personas con grandes patrimonios se plantean cómo utilizar entre su familia y la sociedad sus riquezas de un modo comprometido y eficiente.

Unión y desarrollo a través del dar
La filantropía permite devolver a la sociedad parte de lo que ésta nos está dando mediante inversiones socialmente responsables. Ello implica un crecimiento personal ya que el filántropo deberá integrar valores en la elección de sus inversiones. De esa forma, además de aportar beneficios a la comunidad, la filantropía desarrolla las habilidades de liderazgo y consolida los valores personales, familiares y comunitarios generando unión a través de un proyecto común.

Una tradición milenaria
El concepto de filantropía existe desde hace milenios en la tradición de Israel bajo la denominación general de Gmilút Jasadím. Gmilút Jasadím engloba el conjunto de responsabilidades que debemos asumir para preservar la justicia y la civilización.

Opción o responsabilidad
La filantropía es generalmente considerada como una opción de los ricos. Para el judaísmo Gmilut Jasadím no es opcional, es una responsabilidad que todos debemos asumir. Según la legislación de la Torá todo individuo, aún quien vive de la beneficencia tiene el deber de contribuir, de acuerdo a sus posibilidades, para obras sociales y educativas, ayudar a los necesitados, etc.

Tres pilares
Sobre tres pilares el mundo se sustenta nos enseña nuestra tradición. Torá: el estudio de los principios del mundo sensible e inteligible. Avodá: la meditación-tfilá para que el hombre reflexione sobre su conducta y el sentido de su vida. Gmilút Jasadím: los actos de bien que conducen al altruismo.

Descripción o compromiso
Mientras que muchas filosofías y religiones se concentran sólo en describir la realidad, sea sensorial o inteligible, la Torá nos dirige a un objetivo: comprometernos en cada uno de nuestros actos a ser parte activa del proceso civilizador que incluye a todo y a todos. Desde tiempos inmemorables los Profetas y Sabios de Israel percibieron este modelo de humanidad.

Justicia
Una de las expresiones de Gmilút Jasadím es la Tzdaká. Tzdaká no significa ni caridad ni limosna. Tzdaká proviene de la palabra hebrea Tzedek que significa justicia.
Tzdaká es solidaridad y justicia social.
La Torá no incentiva a necesitar de la Tzdaká ni a depender de las personas.
Pero cuando no existe otra opción la sociedad debe colaborar.
Cada individuo en particular y la comunidad en general debe ocuparse de la Tzdaká.

Ocho niveles de Tzdaká
Maimónides, el gran sabio judío que vivió en España hace 800 años y que escribió parte de su obra en árabe precisó ocho niveles de Tzdaká.

  1. El nivel más alto es aquel en que un hombre ofrece trabajo a otro, le propone ser su socio o le da un préstamo. Así el necesitado no precisará recibir Tzdaká.
  2. Cuando un hombre da Tzdaká en forma anónima.
  3. El que da Tzdaká sabe a quién le dió, pero quien la recibe no sabe de quién proviene.
  4. Quien da Tzdaká no sabe a quién le da, pero quien la recibe sabe de quién proviene.
  5. Dar Tzdaká antes de que le sea pedida.
  6. Cuando un hombre da Tzdaká de buena voluntad, después que se le pide.
  7. Cuando un hombre da menos Tzdaká de lo que puede.
  8. Cuando un hombre da Tzdaká de mala voluntad.

Lo que poseemos, lo que hacemos, lo que somos
Nuestro nacimiento no depende de nuestra voluntad. Lo que si está en nuestras manos es lo que hacemos con nuestra vida.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top