Libro Bereshit (Genesis)
Noaj
+100%-

Noaj (1)

PARASHAT NOAJ – SECCIÓN NOAJ

9 Éstas son las crónicas de Noaj (Noé): Noaj (Noé) fue un hombre justo, íntegro entre los de sus generaciones; Noaj (Noé) anduvo con Dios.
10 Noaj (Noé) engendró tres hijos: Shem, Jam y Iefet.
11 La tierra se había vuelto corrupta delante de Dios; y la tierra se había llenado de hurto.
12 Y Dios contempló la tierra y he aquí que estaba corrupta, pues toda la carne había corrompido su camino sobre la tierra.
13 Dios le dijo a Noaj (Noé): «Ha llegado ante Mí el fin de toda la carne; pues la tierra está llena de hurto; y he aquí que estoy por destruirlos de la tierra.
14 Hazte un Arca de madera de ciprés; hazle compartimentos y cúbrela por afuera y por dentro con brea. 15 Así es como deberás hacerla: trescientos codos de longitud; cincuenta codos de ancho y treinta codos de altura.
16 Le harás una ventana al arca, y la terminarás arriba con un codo. Coloca la entrada del Arca al costado; hazle un primer piso, un segundo piso y un tercer piso.
17 En cuanto a Mí, he aquí que estoy por traer el Diluvio sobre la tierra para destruir toda la carne en la que hay aliento de vida bajo los Cielos; todo lo que hay sobre la tierra expirará.
18 Pero he de establecer contigo Mi pacto y entrarás al Arca, tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos junto a ti.
19 Y de todo lo que vive, de toda la carne, dos de cada uno llevarás al Arca para que sobrevivan contigo; serán macho y hembra.
20 De cada ave, según su especie, y de cada animal, según su especie, y de cada ser que repta sobre el suelo, según su especie, dos de cada uno vendrán hacia ti, para que sobrevivan.
21 En cuanto a ti, toma todos los alimentos que sean comestibles y reúnelos, para que les sirvan de comida a ti y a ellos».
22 Noaj (Noé) hizo según todo lo que Dios le había mandado. Así lo hizo.

7

1 Entonces El Eterno le dijo a Noaj (Noé): «Ven al Arca, tú y todos los integrantes de tu casa, pues a ti te he considerado justo ante Mí en esta generación.
2 De todo animal puro toma siete pares, el macho con su hembra, y de todo animal que no es puro, dos, el macho con su hembra,
3 de las aves de los Cielos también, siete pares, macho y hembra, para mantener viva la simiente sobre la faz de toda la tierra.
4 Porque dentro de siete días enviaré lluvia sobre la tierra, cuarenta días y cuarenta noches, y borraré de la faz de la tierra toda la existencia que he hecho».
5 Y Noaj (Noé) hizo según todo lo que El Eterno le había mandado.
6 Noaj (Noé) tenía seiscientos años cuando cayó el Diluvio sobre la tierra.
7 Noaj (Noé), con sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos, vinieron al Arca a causa de las aguas del Diluvio.
8 Del animal puro, del animal que no es puro, de las aves, y de cada ser que repta sobre la tierra,
9 de dos en dos se dirigieron hacia Noaj (Noé) al Arca, macho y hembra, tal como Dios le había ordenado a Noaj (Noé).
10 Y sucedió que transcurridos siete días las aguas del Diluvio llegaron a la tierra.
11 En el año seiscientos de la vida de Noaj (Noé), en el segundo mes, el diecisiete del mes, ese día, se partieron todas las fuentes del gran abismo y se abrieron las ventanas de los Cielos.
12 Y cayó lluvia sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches.
13 Ese mismo día, entraron al Arca Noaj (Noé), con Shem, Jam y Iefet –los hijos de Noaj (Noé)–, la mujer de Noaj (Noé) y las tres mujeres de sus hijos, junto a ellos;
14 ellos y cada animal salvaje según su especie, cada animal según su especie, cada ser que repta sobre la tierra según su especie y cada ave según su especie, y todo lo que vuela de todos los tipos de alas. 15 Todos se presentaron ante Noaj (Noé) en el Arca; de dos en dos, de toda la carne en la que había aliento de vida.
16 Los que llegaron, llegaron macho y hembra, de toda la carne, tal como Dios le había mandado. Y El Eterno cerró el Arca para él.
17 Cuando llegó el Diluvio sobre la tierra, durante cuarenta días las aguas aumentaron y elevaron el Arca, el que se levantó por encima de la tierra.
18 Las aguas crecieron y aumentaron enormemente sobre la tierra y el Arca flotaba sobre la superficie de las aguas.
19 Las aguas crecieron muchísimo sobre la tierra, y fueron cubiertas todas las altas montañas que están bajo todos los Cielos.
20 Quince codos hacia arriba crecieron las aguas, y se cubrieron las montañas.
21 Y toda la carne que se mueve sobre la tierra expiró: las aves, los animales, los animales salvajes y todos los seres que reptan sobre la tierra, y toda la humanidad.
22 Todos aquellos en cuyas fosas nasales había aliento de vida, todo lo que había sobre la tierra seca, murió.
23 Y borró toda la existencia que había sobre la faz de la tierra: desde el hombre hasta el animal, hasta el reptil, y hasta el ave de los Cielos; y fueron borrados de la tierra. Únicamente Noaj (Noé) sobrevivió y aquellos que estaban junto con él en el Arca.
24 Y las aguas prevalecieron sobre la tierra durante ciento cincuenta días.

8

1 Dios recordó a Noaj (Noé) y a todas los animales salvajes y a todos los animales que estaban junto con él en el Arca, y Dios hizo que pasara un espíritu de consuelo sobre la tierra y las aguas se calmaron.
2 Las fuentes del abismo y las ventanas de los Cielos se cerraron, y se contuvo la lluvia de los Cielos.
3 Entonces las aguas se retiraron de la tierra, retrocediendo continuamente, y las aguas disminuyeron al cabo de ciento cincuenta días.
4 Y en el séptimo mes, el día diecisiete del mes, el Arca se posó sobre las montañas de Ararat.
5 Las aguas continuaron disminuyendo hasta el décimo mes. El décimo mes, el primero del mes, se hicieron visibles los picos de las montañas.
6 Y al cabo de cuarenta días, Noaj (Noé) abrió la ventana del Arca que había construido.
7 Y envió al cuervo, que iba y volvía, hasta que las aguas de los picos de las montañas se secaron sobre la tierra.
8 Entonces envió a la paloma, para ver si las aguas habían mermado sobre la faz de la tierra.
9 Mas la paloma no pudo hallar un lugar para descansar sus patas, y regresó a él al Arca, pues había agua sobre la superficie de toda la tierra; extendió la mano, la tomó y la hizo entrar al Arca.
10 Volvió a esperar otros siete días y nuevamente envió a la paloma fuera del Arca.
11 La paloma regresó a él al anochecer, y he aquí que llevaba en su pico una hoja de olivo arrancada. Entonces Noaj (Noé) supo que las aguas habían mermado de la superficie de la tierra.
12 Luego esperó otros siete días y volvió a enviar la paloma; y ésta ya no regresó.
13 Y sucedió en el año seiscientos uno, en el primer mes, el primero del mes, que las aguas se secaron sobre la tierra; Noaj (Noé) quitó la cubierta del Arca, y contempló. Y he aquí que la superficie del terreno se había secado.
14 Y el segundo mes, el veintisiete del mes, la tierra se había secado por completo.
15 Dios le habló a Noaj (Noé), diciendo:
16 «Sal del Arca; tú y tu mujer, tus hijos y las mujeres de tus hijos contigo.
17 Todo ser vivo que está a tu lado, de toda la carne, de las aves, de los animales, y de todos los seres que reptan sobre la tierra, haz que salgan contigo y que se reproduzcan en la tierra y fructifiquen y se multipliquen en la tierra».
18 Noaj (Noé) salió y sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos con él.
19 Todo ser vivo, todo reptil y toda ave, todo lo que repta sobre la tierra salió del Arca con sus familias.
20 Entonces Noaj (Noé) le construyó un altar a El Eterno y tomó de cada animal puro y de cada ave pura, y ofreció ofrendas ígneas –olot– en el altar.
21 El Eterno aspiró la deleitable fragancia, y El Eterno dijo en Su corazón: «Ya no volveré a maldecir a la tierra por culpa del hombre, pues los pensamientos del corazón del hombre son malignos desde su juventud; ni tampoco volveré a golpear a todos los seres vivos, tal como he hecho.
22 Continuamente no cesarán, todos los días de la tierra, la época de la siembra y la de la cosecha, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche».

Textos relacionados
Noaj (2)

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top