HALEL
La Armonia Universal
La armonía universal
+100%-

Monoteísmo o Unidad

Antiguamente los pueblos paganos no percibían un objetivo universal ni la interrelación entre los diferentes componentes de la realidad. Así concluyeron que para cada fenómeno existía una deidad. Aquellos pueblos percibían al mundo como una multiplicidad de eventos regido por leyes independientes.

Paganismo: una relación inconsciente
Los científicos saben que hay un orden que rige al universo -leyes físicas, biológicas, principios de conducta, etc.- y aunque sólo conozcan una parte ínfima de su funcionamiento, siguiendo razonamientos analógicos, la ciencia continúa desarrollándose. El ser humano percibe orden donde capta la relación causa-consecuencia. Donde no percibimos o intuimos que hay un orden, esa realidad pasa a la categoría de caótica. Caos es nuestra relación inconsciente con el orden. O sea, el desconocimiento de los principios de causa-consecuencia que rigen los aspectos que ignoramos del orden. Un lego en mecánica, ante los cientos de piezas de un motor desarmado ve un caos, el especialista en cambio percibe un orden, un trabajo a realizar.
Cuando se pierde la conciencia del objetivo de bien universal resurge el paganismo revestido en la multiplicidad de ideologías religiosas, políticas, etc.

Monoteísmo
Los antiguos pueblos paganos intentaron por todos los medios absorber y diluir a Israel dentro de sus costumbres. A través de sus fallidos intentos comprendieron que la fortaleza judía se basaba en el reconocimiento de una sola deidad, a lo que denominaron “monoteísmo”. Al ver que no podían doblegar a Israel decidieron adaptar aquel monoteísmo a sus creencias. Así tomaron los elementos que pudieron de la tradición de Israel y crearon nuevas religiones. Si la intención hubiera sido liberarse de todo vestigio de paganismo que poseían se hubieran unido a Israel. Pero como no era ese el objetivo, ya que querían seguir con su vida bárbara, se dijeron: desde ahora nosotros somos Israel.

Vino añejo en envase nuevo
Los antiguos pueblos paganos revistieron sus cultos en un ropaje monoteísta. Reconocieron que existe un sólo Creador, pero no se ocuparon de aprender el sistema espiritual que les de la conciencia de que cada ser y componente de la realidad es una forma de la misma Energía Infinita. De haberlo hecho hubieran desembocado naturalmente en el Judaísmo. Entonces, y a lo largo de toda la historia imponen en lugar de inspirar y el ropaje monoteísta desaparece resurgiendo el paganismo de antaño. Así sucedió en Roma, en la inquisición, en las cruzadas, con el nazismo y en el presente con el terrorismo suicida. La barbarie resurge cuando la concepción original de la Unidad no es implementada integralmente.

Materialismo y pseudo-espiritualidad
Hay personas que creen en la unidad, pero de la materia. Todo es energía física que se transforma.
Si el mundo fuese netamente material estaría conformado solamente por diversas formas de energía física. Pero el mundo también incluye energía emocional y mental: conciencia.
Otros creen en la unidad de lo espiritual, pero destruyen la vida en nombre de la espiritualidad.

La concepción original de la Unidad
Monoteísmo es sólo un aspecto de la concepción de la Unidad. El original concepto de la Unidad sintetizado en la Torá a través del Shemá Israel es incomprensible sin la tradición oral de Israel.
Shemá Israel HaShem Elokeinu HaShem Ejad implica un modo de vida en armonía con la comprensión de que todo el universo es la manifestación finita de Una Misma y única Energía Infinita e indivisible que adopta diferentes formas ante nuestra percepción

La Unidad antecede a la multiplicidad
Nuestra vida es regulada por elementos tangibles: objetos, energías físicas y por influencias invisibles: emociones y pensamientos. La espiritualidad judía nos enseña que la realidad es un todo indivisible proveniente de Una única Fuente Infinita. Diferentes formas de Una y única Realidad.
De la misma forma que el uno precede a los demás números, la unidad es anterior a la multiplicidad.
En matemática la unidad está presente y es necesaria para que la propia matemática sea posible, la multiplicidad no pueden existir sino a partir de la Unidad.
La Unidad Infinita se revela en cada aspecto de la realidad. Lo importante es cómo el hombre la capta y que sistema de vida implementa a partir de su conciencia de la realidad.

Didáctica espiritual
En el universo material son necesarias fuerzas para producir movimiento. En el universo emocional y mental es necesario voluntad para decidir y ordenar la propia conducta. Los estudiosos de la espiritualidad saben que cuando precisan profundizar deben recurrir a la tradición oral de Israel, ya que es allí donde se encuentra la didáctica espiritual para trascender la caótica multiplicidad del paganismo y alcanzar la conciencia de la Unidad.
Los mismos principios que rigen el universo rigen al átomo. Toda la realidad es regida y funciona a partir de la Unidad Original. Protones y neutrones giran alrededor de su núcleo, micro reflejo de sistemas planetarios en órbita en torno a estrellas. Micro y macro ejecutan la misma partitura respetando una melodía, un ritmo y una armonía universal. Los planetas giran en torno a estrellas presas de su fuerza gravitacional. Así los líderes inspiran, si son bondadosos, a sus seguidores o los atemorizan bajo amenazas si son malvados. El universo se expande siguiendo un ritmo que nada ni nadie puede detener. El universo como la historia humana tiene colapsos, explosiones, finalización de una etapa y comienzo de otra en el inconmensurable proceso que lo impulsa a partir de disonancias y consonancias micro y macrocósmicas, en una sinfonía que nos conduce hacia la Unidad Infinita: el Uno sin segundo, HaKadósh Barúj Hú.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top