Impacto Hebreo
El Impacto Hebreo en la Civilización
El Judaísmo frente al Cristianismo
+100%-

Monoteísmo judío y cristiano

Selección extraída del libro “A mis hermanos judíos… El Judaísmo tiene razón” por Rab I.M. Chukrun, Copyright Rabino Amselem, Miami

(Pág. 73)
Si el Dios que adoran los judíos y los cristianos (y se puede agregar a los musulmanes) es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, difícilmente podría ser de otra forma para los creyentes que extraen su inspiración común de la Biblia. Si el Antiguo y el Nuevo testamento veneran a El, al Creador del universo y al Padre de todos los hombres, bien diferente, sin embargo, es el monoteísmo de los judíos (y de los musulmanes) al de los cristianos.

“Escucha Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor es UNO” (Deut. VI 4): tal es el dogma fundamental del judaísmo, la profesión de la fe del israelita, la primera oración del niño, las palabras supremas de los últimos instantes de los moribundos… “…el Eterno es Uno”, este credo repetido sin cesar en la Biblia, es también comentado por Gabirol, poeta y filósofo del siglo XI: “Tú eres Uno y , en el secreto de Tu unidad no disminuye ni aumenta y no sufre ninguna alteración. Tú eres Uno, no por el nombre, pues Tu unidad no admite ni multiplicación , ni cambio, ni forma”

En cuanto al cristianismo, Qué enseña el mismo? Enseña “el misterio de la santa Trinidad, misterio de un solo Dios en tres personas iguales y distintas: el Padre el Hijo y el Espíritu Santo, que no son tres dioses, sino uno solo el mismo Dios” (Catecismo usado en las diócesis de Francia, 1947, pag. 27)

Vemos enseguida la oposición entre la fe de Israel y la creencia de los cristianos aparece irreductible y sería en vano tratar de reducirla. Se pueden estimar puntos comunes de las doctrinas y de los principios semejantes de su moral, donde los judíos y cristianos se acercan a veces hasta llegar a ser idénticos. No se podría borrar, al contrario, ni siquiera animado por el espíritu más liberal, la diferencia capital entre el monoteísmo profesado por la sinagoga y el de la Iglesia. Esta diferencia permanece íntegra, aún cuando los fieles de las dos religiones invocan al mismo Dios, su Padre común, a menudo en los mismo términos, principalmente en los salmos.

Pero eso no es todo: el dogma trinitario agrava la oposición entre las creencias judías y cristianas divergiéndolas con otro misterio, el de la Encarnación. “En El, (Jesús) habita corporalmente toda la plenitud de la divinidad”, leemos en la Epístola a los Colosenses II, 9 (Cf. Felipe, II,5). Para los cristianos, sin la encarnación Dios no sería accesible al hombre: “He ahí la confesión principal de los cristianos: Nosotros sólo conocemos a dios en Jesucristo hecho hombre. Toda la revelación de Dios y todos los dones especiales otorgados a los israelitas sólo son efectivos y alcanzables en Jesucristo” (Vischer, Fe y vida, 1948,pag.104)

Tal concepción teológica es la negación de los principios fundamentales del judaísmo.
En efecto, para el israelita, si Dios es único en su esencia, El habita únicamente en su naturaleza. Si el está próximo al hombre, si El se inclina en su amor infinito hacia su criatura, El no difiere menos de ella. El la transciende infinitamente. El no tiene, y no puede tener ninguna medida común con ella. El no tiene necesidad de materializarse para ser sensible a sus hijos; no le es necesario un “mediador” para revelarse a ellos. El Dios Unico no necesita recurrir ni a persona “interpuesta”, ni a una hipótesis, ni a ningún intermediario para comunicarse con el hombre. Frente a su Padre celestial, éste puede encontrarlo, si lo desea y lo busca de todo corazón, tal es la doctrina del judaísmo, donde la transcendencia y la existencia de la Divinidad se asocian armoniosamente. Al contrario, la teodicea del cristianismo se enriquece de elementos nuevos, absolutamente desconocidos en el Antiguo Testamento, al cual, no obstante, se ata estrechamente. Así, sobre la doctrina de Dios, un abismo separa irremediablemente al judaísmo del cristianismo

Rab I.M. Chukrun

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top