Libro Vaikrá (Levítico)
Metzorá
+100%-

Metzorá

PARASHAT METZORÁ – SECCIÓN METZORÁ

14

1 El Eterno habló a Moshé, diciendo:
2 «Ésta será la ley del enfermo de tzaraat el día de su purificación: será traído al sacerdote.
3 El sacerdote saldrá afuera del campamento; el sacerdote examinará, y he aquí que la afección de tzaraat se ha curado en el enfermo de tzaraat.
4 El sacerdote dará órdenes; y para la persona a la que se purifica se tomarán dos pájaros puros, vivos, madera de cedro, hebra carmesí e hisopo.
5 El sacerdote dará órdenes y un pájaro será sacrificado en una vasija de barro sobre agua de manantial.
6 Y tomará al pájaro vivo con la madera de acacia, la hebra carmesí y el hisopo, y los sumergirá juntos en la sangre del pájaro que fue sacrificado sobre el agua de manantial.
7 Luego esparcirá siete veces sobre la persona que es purificada de la tzaraat; lo purificará y liberará al pájaro vivo en un campo abierto.
8 La persona que es purificada lavará sus vestimentas, afeitará todo su pelo y se lavará en el agua y se volverá puro. Luego podrá ingresar al campamento; pero habitará fuera de su tienda durante siete días.
9 Al séptimo día se afeitará todo su pelo, su cabeza, su barba, sus cejas y todo su pelo afeitará; lavará sus vestimentas y sumergirá su carne en agua, y se volverá puro.
10 Al octavo día, tomará dos corderos machos, sin mácula, y una cordera sin mácula en su primer año, tres décimos de efá de sémola mezclada con aceite y un log de aceite.
11 El sacerdote que purifique colocará a la persona que es purificada junto con ellos ante El Eterno, en la entrada de la Tienda de la Reunión.
12 El sacerdote tomará un cordero y lo aproximará con un log de aceite para una ofrenda de culpa -asham-; y los agitará como un servicio de agitación ante El Eterno.
13 Sacrificará el cordero en el lugar donde sacrificaba el sacrificio expiatorio -jatat- y la ofrenda ígnea -olá-, en el lugar sagrado; pues la ofrenda de culpa -asham- es como el sacrificio expiatorio -jatat- , es del sacerdote, es santísima.
14 El sacerdote tomará de la sangre de la ofrenda de culpa -asham- y el sacerdote la colocará en la parte media de la oreja derecha de la persona que es purificada, y en el pulgar de su mano derecha y en el pulgar de su pie derecho.
15 El sacerdote tomará del log de aceite y lo verterá sobre la palma izquierda del sacerdote.
16 El sacerdote sumergirá su dedo índice derecho en el aceite que hay en su mano izquierda y esparcirá el aceite con su dedo siete veces ante El Eterno.
17 El sacerdote colocará del aceite sobrante de su palma en la parte media de la oreja derecha de la persona que es purificada, en el pulgar de su mano derecha y en el pulgar de su pie derecho; sobre la sangre de la ofrenda de culpa -asham-.
18 Y el resto del aceite que hay en la palma del sacerdote, lo colocará en la cabeza de la persona que es purificada; y el sacerdote le procurará expiación ante El Eterno.
19 El sacerdote realizará el servicio de expiación y procurará expiación para la persona que es purificada de su impureza; luego sacrificará la ofrenda ígnea -olá-.
20 El sacerdote traerá la ofrenda ígnea -olá- y la ofrenda vegetal -minjá- al Altar; y el sacerdote le procurará expiación, y se vuelve puro.
21 Si es pobre y sus medios son insuficientes, tomará un cordero macho como ofrenda de culpa -asham- para un servicio de agitación para procurarse expiación; y un décimo de sémola mezclada con aceite como ofrenda vegetal -minjá- y un log de aceite.
22 Y dos tórtolas o dos pichones de paloma, aquello que le permitan sus medios, uno será para sacrificio expiatorio -jatat- y el otro para ofrenda ígnea -olá-.
23 Los traerá al sacerdote, al octavo día de su purificación, a la entrada de la Tienda de la Reunión, ante El Eterno.
24 El sacerdote tomará el cordero de la ofrenda de culpa -asham- y el log de aceite, y el sacerdote los agitará como un servicio de agitación ante El Eterno.
25 El sacerdote sacrificará el cordero de la ofrenda de culpa -asham- y tomará de la sangre de la ofrenda de culpa -asham- y la colocará en la parte media de la oreja derecha del hombre que es purificado, y en el pulgar de su mano derecha y en el pulgar de su pie derecho.
26 El sacerdote verterá del aceite sobre la palma izquierda del sacerdote.
27 El sacerdote esparcirá siete veces ante El Eterno con su dedo índice derecho del aceite que hay en su palma izquierda.
28 El sacerdote colocará del aceite que hay en su palma en la parte media de la oreja derecha de la persona que es purificada, y en el pulgar de su mano derecha y en el pulgar de su pie derecho, en el lugar de la sangre de la ofrenda de culpa -asham-.
29 Y el resto del aceite que hay en su palma, el sacerdote lo colocará sobre la cabeza de la persona que es purificada; para procurarle expiación ante El Eterno.
30 Luego realizará el servicio de una de las tórtolas o de los pichones de paloma, aquello que le permitan sus medios.
31 De aquello que le permitan sus medios, uno es un sacrificio expiatorio -jatat- y uno es una ofrenda ígnea -olá-, junto con la ofrenda vegetal -minjá-; y el sacerdote le procurará expiación ante El Eterno al que es purificado.
32 Ésta es la ley para purificar a aquel que posee la afección de tzaraat, y sus medios son insuficientes, para su purificación».
33 El Eterno habló a Moshé (Moisés) y a Aarón, diciendo:
34 «Cuando lleguéis a la tierra de Canaán que os doy por posesión, si Yo pusiere una afección de tzaraat en una casa de la tierra de vuestra posesión,
35 aquel al que le pertenezca la casa, vendrá y declarará ante el sacerdote, diciendo: ha aparecido como una afección en mi casa.
36 El sacerdote dará órdenes y vaciarán la casa antes de que el sacerdote venga a examinar la afección, para que todos los objetos de la casa no se impurifiquen; y luego vendrá el sacerdote a examinar la casa.
37 Examinará la afección y si he aquí que la afección se encuentra en las paredes de la casa, hundimientos de color verde oscuro o rojo oscuro, y su apariencia es más honda que la pared, 38 el sacerdote saldrá de la casa a la entrada de la casa; y dispondrá el aislamiento de la casa durante un lapso de siete días.
39 El sacerdote regresará al séptimo día; examinará, y si he aquí que la afección se ha extendido por las paredes de la casa,
40 el sacerdote dará órdenes y quitarán las piedras que contienen la afección y las arrojarán fuera de la ciudad, en un lugar impuro.
41 Y la casa será raspada por adentro, en todo su contorno; la argamasa que han raspado la arrojarán fuera de la ciudad, en un lugar impuro.
42 Tomarán otras piedras y las traerán en lugar de las piedras quitadas; y tomarán otra argamasa para hacer el revoque de la casa.
43 Si la afección retorna y brota en la casa después de haber quitado las piedras, después de haber raspado la casa y después de haberla revocado,
44 el sacerdote vendrá y examinará, y si he aquí que la afección se ha extendido en la casa; hay una tzaraat maligna en la casa; es impura.
45 Demolerá la casa: sus piedras, su madera de construcción y toda la argamasa de la casa; las llevará fuera de la ciudad a un lugar impuro.
46 Todo el que entre a la casa durante todos los días que dispuso que la casa esté aislada, quedará impuro hasta el anochecer.
47 Pero el que se recueste en la casa lavará sus vestimentas y el que coma en la casa lavará sus vestimentas.
48 Si el sacerdote viene y examina, y he aquí que la afección no se ha extendido en la casa después de hecho el revoque de la casa; el sacerdote declarará la casa pura, pues la afección se ha curado.
49 Para purificar la casa, tomará dos pájaros, madera de cedro, hebra carmesí e hisopo.
50 Sacrificará uno de los pájaros en una vasija de barro, sobre agua de manantial.
51 Tomará la madera de cedro, el hisopo, la hebra carmesí y el pájaro vivo, y los sumergirá en la sangre del pájaro sacrificado y en el agua de manantial; y esparcirá sobre la casa siete veces.
52 Limpiará la casa con la sangre del pájaro y con el agua de manantial; y con el pájaro vivo, con la madera de cedro, con el hisopo y con la hebra carmesí.
53 Liberará al pájaro vivo fuera de la ciudad, sobre el campo abierto; así procurará expiación para la casa y ésta se purificará.
54 Ésta es la ley para todas las afecciones de tzaraat y el netek;
55 y la tzaraat de las prendas de vestir y de la casa;
56 y de la erupción blanca, de la decoloración, y de la mancha blanca intensa;
57 para dictaminar en qué día queda impura y en qué día se purifica; ésta es la ley de tzaraat».

15

1 El Eterno habló a Moshé (Moisés) y a Aarón, diciendo:
2 «Habladles a los Hijos de Israel y decidles: todo hombre que tuviere un flujo de su carne –zav-, su flujo es impuro.
3 Así será su impureza cuando tenga un flujo: tanto si su carne fluye con su flujo como si se obstruye a causa del flujo, es su impureza.
4 Toda cama sobre la cual se recueste la persona con el flujo quedará impura, y toda vasija sobre la cual se siente quedará impura.
5 La persona que toque su cama lavará sus vestimentas y se sumergirá ella misma en el agua, y será impuro hasta el anochecer.
6 Y el que se siente sobre una vasija sobre la que se sentare el hombre con el flujo, lavará sus vestimentas y se enjuagará él mismo en el agua, y será impuro hasta el anochecer.
7 El que toque la carne del hombre que tiene flujo, lavará sus vestimentas y se sumergirá él mismo en el agua, y será impuro hasta el anochecer.
8 Si la persona del flujo escupiere sobre una persona pura, ésta lavará sus vestimentas y se sumergirá ella misma en el agua, y será impura hasta el anochecer.
9 Todo equipo de montura sobre el que cabalgare la persona que tiene flujo, será impuro.
10 Y todo el que toque todo lo que hay debajo de él, será impuro hasta el anochecer; y todo el que lo porte lavará sus vestimentas y se sumergirá él mismo en el agua, y será impuro hasta el anochecer.
11 Todo aquel al que toque el hombre que tiene flujo sin haberse enjuagado las manos en el agua, lavará sus vestimentas y se sumergirá él mismo en el agua y será impuro hasta el anochecer.
12 La vasija de barro que tocare el hombre que tiene flujo será rota y todo utensilio de madera será enjuagado con agua.
13 Cuando el hombre que tiene flujo deje de tenerlo, contará para sí siete días desde su cese, lavará sus vestimentas y se sumergirá en agua de manantial y se purificará.
14 Al octavo día, tomará para sí dos tórtolas o dos pichones de paloma; vendrá ante El Eterno a la entrada de la Tienda de la Reunión, y se las dará al sacerdote.
15 El sacerdote ofrendará uno como sacrificio expiatorio -jatat- y uno como ofrenda ígnea -olá-, y así el sacerdote le procurará expiación ante El Eterno por su flujo.
16 El hombre que tenga flujo de semen sumergirá toda su carne en el agua y será impuro hasta el anochecer.
17 Toda prenda de vestir, o toda prenda de cuero, sobre la que hubiere semen, será lavada en el agua y será impura hasta el anochecer.
18 La mujer con la cual el hombre tenga relaciones carnales, se sumergirán en el agua y serán impuros hasta el anochecer.
19 Cuando una mujer tiene un flujo y el flujo de su carne es sangre, quedará en estado de separación por un lapso de siete días, y todo el que la toque será impuro hasta el anochecer.
20 Todo aquello sobre lo que ella se recueste durante su estado de separación, será impuro; y todo aquello sobre lo que se siente, será impuro.
21 Todo el que toque su cama, lavará sus vestimentas y se sumergirá él mismo en el agua, y será impuro hasta el anochecer.
22 Todo el que toque cualquier utensilio sobre el que ella se sentare, lavará sus vestimentas y se sumergirá él mismo en el agua, y será impuro hasta el anochecer.
23 O si hay alguien sobre la cama o el utensilio sobre el que ella está sentada, cuando lo toque, será impuro hasta el anochecer.
24 Si un hombre se acuesta con ella, entonces el estado de separación de ella estará sobre él y será impuro por un lapso de siete días; toda cama sobre la que se recueste será impura.
25 Si la sangre de la mujer fluye durante muchos más días de su período de separación, o si tiene un flujo de sangre después de su menstruación, todos los días de su flujo impuro serán como los días de su separación; es impura.
26 Toda cama sobre la que se recueste durante los días de su flujo, será como la cama de su estado de separación; toda cosa sobre la que se siente, será impura como la impureza de su estado de separación. 27 Todo el que los toque será impuro; lavará sus vestimentas y se sumergirá él mismo en el agua, y quedará impuro hasta el anochecer.
28 Si ella deja de tener flujo, debe contar para sí siete días y luego podrá purificarse.
29 Al día octavo tomará para sí dos tórtolas o dos pichones de paloma, y se los traerá al sacerdote, a la entrada de la Tienda de la Reunión.
30 El sacerdote ofrendará uno como sacrificio expiatorio -jatat- y uno como ofrenda ígnea -olá- ; el sacerdote le procurará expiación de su flujo impuro ante El Eterno.
31 Apartaréis a los Hijos de Israel de su impureza y no morirán por causa de ella, si impurifican Mi Tabernáculo que está entre ellos.
32 Ésta es la ley en lo referente al hombre que tiene un flujo y del cual sale un flujo de semen, por medio del cual queda impuro;
33 y en lo referente a la mujer que sufre durante su menstruación, y en lo referente a la persona que tiene su flujo, tanto hombre como mujer, y en lo referente al hombre que yace con una mujer impura».

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top