HALEL
La Armonia Universal
La armonía universal
+100%-

La paz, un anhelo sagrado

El conflicto del medio oriente está revelándonos la problemática esencial de la humanidad. Nuestra respuesta al terrorismo definirá un nuevo standard en la lucha por alcanzar lo que el hombre considere justo.
Pero el terrorismo es sólo la consecuencia, la verdadera causa es el egoísmo cuyo cómplice principal es la indiferencia.
Sólo cuando los hombres adopten el altruismo como forma de vida será posible erradicar el egoísmo, fuente de todos los males.
La implementación de este objetivo, aunque parezca imposible, utópico, depende de algo muy simple: nuestra voluntad. Para que algo suceda, ante todo debemos quererlo.

El terror es lo opuesto a la civilización, al amor y al altruismo, ideal de toda nación que reconozca la fuerza sagrada que sustenta la vida.
El judío sabe que la vida es el conjunto de las vidas de todos los seres que fueron creados “a imagen y semejanza”. El hombre expresa su concepción de lo sagrado a través de su amor por la vida.
Lo sagrado surge como consecuencia del esfuerzo humano en alcanzar la armonía. La armonía surge cuando cada individuo canaliza su energía en pos del bien colectivo.

Sólo la implementación de un sistema educativo altruista producirá el antídoto necesario para combatir la violencia y la maldad. Debemos inspirarnos e inspirar a cada ser humano a revelar su verdadera conexión con lo sagrado canalizando su potencial para la vida “le jaim”, y diluir las fuerzas de la ignorancia que inconscientemente sacralizan la muerte.

Cada individuo necesita de su prójimo, de la sociedad y de la humanidad en su totalidad para realizarse. Nadie puede ser feliz rodeado de desdichados.

La dirigencia palestina, al ignorar la esencia espiritual humana, condujo a su pueblo al caos. Siguiendo fielmente los pasos de todos los regimenes totalitarios, asesinan a aquellos de su propio pueblo que no comparten su “escala de valores”. Imponen un “sistema educativo” que tiene un solo objetivo: adoctrinar a niños y jóvenes a cometer terrorismo suicida. El linchamiento ha sustituido a las cortes de justicia. El actual régimen palestino logro con la bendición de gran parte del “mundo civilizado” legitimizar el asesinato, el terrorismo, el suicidio y la mentira, a fin de alcanzar sus objetivos.

El ideal de justicia de la Torá
De acuerdo a la Torá la justicia es : “lo mío es tuyo y lo tuyo es tuyo”, tal como lo expresara Rabí Akiva, el gran Sabio del Talmud y maestro de Rabí Shimón Bar Iojái, autor del libro del Zóhar. “Lo mío es tuyo” significa que lo que yo poseo como individuo, no es sino para ayudar a mi semejante. Como el árbol que es valorado por el fruto que da, lo mismo ocurre con el hombre: es superior cuanto más da de sí a la sociedad.
“Lo tuyo es tuyo” refuerza a “lo mío es tuyo”; ya que cuando todos colaboramos con nuestro semejante y la comunidad sin esperar recompensa, todos nos beneficiamos. Si sólo yo me ocupo de mi, solamente una persona puede ayudarme: yo mismo. Por el contrario, cuando cada uno piensa en ayudar a todos, hay miles de personas que se ocupan de mi. Pero, para que esto se pueda llevar a cabo debemos transformar nuestro deseo de recibir egoísta en altruismo.

La Kabalá y la conciencia
La Kabalá nos ayuda a comprender el plan a través del cual HaShem beneficia a las creaturas en forma infinita. A partir de estas bases se logra edificar una sociedad en la cual cada individuo asume la responsabilidad por su prójimo, lo que nos conduce a percibirnos como diferentes partes de una misma unidad .
Al tomar conciencia de la realidad a partir de dichos parámetros, comenzamos a vivenciar la mitzvá de “Amarás al prójimo como a ti mismo”, ya no en base a nuestro parecer y sentir momentáneos sino des-cubriendo que amar al prójimo como a sí mismo es una ley objetiva como lo son las leyes de la naturaleza en el ámbito material. Entonces podemos percibir el orden de causas y consecuencias a nivel de nuestros deseos, emociones y pensamientos, de la misma forma en que sucede con los fenómenos físicos.
Así, el bien se torna objetivo, ya que comprendemos que el principio “Amarás al prójimo como a ti mismo” -igual que el resto de las mitzvót contenidas en la Torá– trascienden la índole humana adquiriendo una dimensión de leyes universales, las únicas capaces de combatir la raíz del mal: el deseo egoísta de recibir.

A través del altruismo logramos despertar nuestra conciencia superior de la realidad donde todo es Luz y armonía infinita.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top