Impacto Hebreo
El Impacto Hebreo en la Civilización
El Judaísmo frente al Mundo Arabe
+100%-

Israel, el mundo árabe y occidente (tercera parte)

Estudiamos anteriormente que antes de que Di-s entregara la Torá al pueblo de Israel, se la ofreció a las demas naciones, entre ellas, a los árabes (Ishmael) y a los hijos de Esav (practicamente el mundo de occidente actual). Al estos negarse a recibirla, el pueblo judio adoptó las cualidades de éstas, utilizandolas para bien al proclamar naasé venishmá (haremos y luego escucharemos de que se trata). La caracterísica de Esav (hombre de acción, él no necesita recibir ni dar explicaciones para actuar, las palabras estan de más) fue aprovechada para poder cumplir la Torá aún sin comprenderla. La capacidad de Ishmael de vivir en un mundo donde lo que importa es el habla, abstraidos de la realidad, fué adoptada para poder realizar el nishmá que viene a continuación del naasé, el escuchar e intentar compender la Torá, despues de haberla cumplido, a pesar que ya no tenga incidencia directa en la práctica.

En realidad, la adopción de estas cualidades empezó cientos de años antes, esta declaración de naasé venishmá en el Sinaí fue solo la culminación del proceso. Con respecto a Esav, al éste vender la primogenitura a Yaakob, demostró su rechazo a los valores espirituales (la primogenitura significaba el servir en el Bet Hamikdash), trocándolos por un miserable plato de lentejas. Yaakob, con picardía, aprovecho esto para ser él quien tome su lugar.

Al ser Esav el primogénito, significaba que él sería el principal en el mundo, el sería quien debía cumplir el objetivo espiritual para cual el universo fue creado. Pero, ¿es posible que sea Esav, hombre de acción, que vive de su espada, quien tomaría el papel principal y dejara a Yaakob en segundo plano; justamente a Yaakob, hombre culto, caracterizado por su devoción al estudio de la Torá?.

Paralelamente, ¿cómo es posible que Itzjak quiera bendecir a Esav y no a Yaakob, acaso no conocía estas caracteríticas de sus hijos?.

El pensamiento y el habla se generan en la cabeza, los actos en cambio, principalmente en las manos. No es casualidad que el cráneo sea la parte superior del resto del cuerpo. Ya que el alma de la persona está compuesta por tres partes, de menor a mayor en importancia: Nefesh, Ruaj y Neshamá. Estos representan a la fuerza de acción, el habla y el pensamiento respectivamente. Es por eso que las manos, la fuerza de actuar, se encuentran por debajo de la cabeza, porque se identifican con el nefesh.

Sin embargo, basta con elevar los brazos, para que sean las manos quienes estén ubicadas en lo mas alto del hombre. Esto es así porque, en cierto sentido, se pueden alcanzar niveles mas altos a través de la acción que con el pensamiento o el habla. Esto se puede explicar a través de dos aspectos: Los actos permanecen en el mundo y tracienden a la persona misma. Lo que no ocurre con el pensamiento o el habla que solo existen mientras que la persona los emite (es decir, si medito o comento a cerca de construir un edificio, soy yo quien da existencia a esa idea o dicho, y sólo “son” mientras que yo los genero; en cambio si construyo un edificio, éste se convierte en realidad independientemente de mí, posee existencia propia). En segundo lugar, gracias a la accion, se puede lograr una cercania al Creador que es inalcanzable por intermedio del análisis. Siendo que la Torá es la palabra de Di-s, la manera de unirse a Él es estudiándola, intentar entenderla para comocerlo mejor. Mas, esta via esta acotada por la limitacion de nuestro razonamiento. En cambio, si actuamos de acuerdo a la Torá, sin entenderla, subordinando todo nuestro ser a ella, siendo nuestros actos una extención de Su deseo, de esa forma podemos alcanzar una union con el Creador que no esta enmarcada en nuestra capacidad de entenderla (por ej. podremos intentar entender la mitzvá de tefilín, pero nunca llegaremos a comprenderla en su integridad, ya que Su razonamiento es ilimitado, y en consecuencia, la cercania a Di-s alcanzada es determinada; pero al colocarnos las filacterias, estamos realizando su deseo tal cual como Él lo ordeno, uniéndonos a Él integramente).

Este es el concepto de naasé venishmá en profundidad, y es lo que resuelve la paradoja. Si los actos representan el puro deseo de Di-s, justifica por qué las manos se pueden elevar por encima de la cabeza. Es por eso que era Esav (acción), quien iba a ser el protagonista, hasta que cedió este papel, conjuntamente, con su característica a Yakoob. Itzjak, que no sabía a cerca de la venta de la primogenitura, naturalmente entendia que Esav era quien debia recibir las bendiciones.

(Adaptado de una clase del Rab Moshe Shapira, por R. Yomtov Shayo, quien enseña en la Ieshibá-Kolel Zejer Dov. Este nuevo programa de estudios de Tora se desarrolla en el seno de la prestigiosa Ieshibá Tora Or de Jerusalem. En el cual se logra aprovechar la sabiduría de sus grandes Rabanim (encabezados por el Gaon Harab Haim P. Scheinberg Shlita) en un ambiente cálido y de habla hispana. Solicitar información a rav_g-roth@neto.bezequint.net o a yshayo@neto.bezequint.net )


R. Moshe Shapira

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top