HALEL
La estructura incorpórea
Padres
+100%-

Honra y respeta a tu padre y a tu madre

La relación de padres e hijos crea una cadena que une a todas las generaciones bajo un código común y que se expresa en la continuidad de la vida y en la transmisión de la experiencia recogida. Las generaciones establecen una cadena en el tiempo que nos da la posibilidad de ser un eslabón más para que el bien se expanda.
La Torá es el proyecto que incluye a todas las generaciones que han pasado y aún pasarán.

Generación va y generación viene, pero la tierra
siempre permanece
Kohélet 1:4

La tierra indica el deseo que es eterno, permanente. La vida fluye a través de las generaciones refinándo el deseo, hasta que finalmente todo y todos seamos Uno con el UNO sin segundo.

En ese día EL y Su Nombre serán Uno.
Zacarías 14:9

Nos enseña la Kabalá que la generación que va es la que luego ha de volver (ver item 23).
Padres e hijos son eslabones de una larga cadena por la cual fluye la vida. Sin el respeto por esa cadena la armonía se disipa y surge el caos. La pérdida de lenguaje común entre padres e hijos es una señal de alerta para toda sociedad, y nos indica que hay un «cortocircuito» y el mensaje corre el riesgo de no seguir su camino.

La Torá nos enseña que por el camino de la conciencia o por el del sufrimiento, el mensaje va a llegar a su destino (consultar items 40, 41, 42 y 43). Por eso el Decálogo y las mitzvót expresados en la Torá nos ayudan a crear los instrumentos para que «la cadena» se mantenga intacta por la vía conciente, respetando y unificando todas la generaciones pasadas y futuras en un mismo objetivo: alcanzar la Plenitud Infinita.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top