HALEL
El encadenamiento de los mundos
El Uno sin segundo
+100%-

Esencia – naturaleza – circunstancia

« En última instancia todos los seres, en esencia, son lo mismo: deseo de recibir plenitud »

La Esencia de toda la realidad y causa primera es una, pero al manifestarse en la Creación adquiere diferentes formas. Ello es comprobable en situaciones extremas: guerras, catástrofes, etc. Individuos con ideologías y valores opuestos, que en situaciones normales no sólo no se comprenden sino que discrepan a tal punto que pueden llegar a odiarse, se unen cuando un enemigo común los acosa. Esto se debe a que en última instancia todos los seres, en esencia, son lo mismo: deseo de recibir plenitud. Pero que, en situaciones de aparente armonía no logran percibir al semejante como un socio insustituible para que surja el bien.

Todo ser y aspecto de la realidad tiene su raíz en la Esencia de toda la Realidad –Ein – Sof-, pero es creado con una naturaleza la cual se manifiesta circunstancialmente de diversas formas. Por ejemplo el calor que se encuentra en el agua caliente es circunstancial, en cambio el calor del fuego es parte de su propia naturaleza. Fuego y agua son uno en la Esencia, pero al manifestarse revelan natural y circunstancialmente diversos aspectos de la Esencia.
Similar sucede con el hombre quien en su Esencia es uno con el Uno, con el –Ein – Sof-, pero que al manifestarse en la Creación revela una individualidad -su naturaleza– que es a su vez su «chispa» de Esencia, la conciencia de Unidad, y el potencial de ser en el Kadósh Barúj Hú (consultar item 4).

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top