HALEL
La estructura incorpórea
Psicología
+100%-

Enfrentando el presente

Muchas culturas viven la dificultad de enfrentar el presente. Con la intención de construir una sociedad “ideal” olvidaron que la dinámica del mundo no son sino desafíos que provienen de la misma fuente que creó al mundo.

Materialismo y desafíos espirituales
Hasta hace unos años el orden mundial se basaba en el dominio de lo territorial y las riquezas que allí se encuentran. En la actualidad la veloz circulación de información cambió los parámetros. Nuestra época revela otros códigos. Mercados, inversión, globalización es su expresión material, conocimiento del otro, colaboración, altruismo es la posibilidad espiritual.

Conflictos análogos
Los desafíos nos dan la posibilidad de aprender y desarrollarnos. Rabí Najmán de Bretzlav dice que los conflictos entre las personas son de cierta forma iguales a los conflictos entre las naciones. Cada persona es como si fuera una nación aparte, y a veces se provocan mutuamente.
Aunque uno no quiera discutir, sino permanecer tranquilo y quieto, se encuentra dentro de los conflictos.

Conciencia
Quien creó todo, creó también los desafíos que debemos superar para que tomemos conciencia y revelemos nuestro potencial.
El potencial del alma es infinito y los desafíos nos ayudan a revelarlo.
Conciencia es el lugar de encuentro entre la eternidad: Su realidad y el tiempo: los desafíos para alcanzar Su realidad.

Micro y macrocosmos
Cuántas veces vimos en la historia un pueblo que quiere permanecer quieto y no desea luchar y a pesar de ello lo fuerzan a la guerra porque uno dice que está de su parte y el otro lo niega, hasta que luchan contra ese pueblo también. Así ocurre en las discusiones familiares. Ya que el hombre mismo es un pequeño mundo e incluye en potencia las mismas energías del Universo.

Diálogos internos
Y es por eso que a veces, continúa diciéndonos Rabí Najmán de Bretzlav, cuando un hombre se encuentra solo, puede ser que se vuelva loco. Y ello sucede porque en su persona se encuentran todos los pueblos que se provocan el uno al otro, viéndose él obligado a cambiar dentro de sí cada vez y convertirse en otra nación para que una domine a la otra, ya que todas ellas se encuentran dentro de él. Por ello, él puede enloquecer completamente debido a la discrepancia de opiniones en sí mismo, a través de la rivalidad de los pueblos que se hallan en él. Pero cuando el hombre está entre gente, la guerra encuentra terreno fértil para expandirse en cada uno de sus familiares o entre vecinos y amigos, o entre naciones…

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top