Emor
Libro Vaikrá (Levítico)
+100%-

Emor (1)

PARASHAT EMOR – SECCIÓN EMOR

21

1 El Eterno le dijo a Moshé (Moisés): «Diles a los sacerdotes, los hijos de Aarón, y les dirás: cada uno de vosotros no se impurificará con una persona muerta de su pueblo;
2 excepto por el familiar que le es más cercano: su madre y su padre, su hijo, su hija y su hermano;
3 y su hermana virgen que le es cercana, que no se ha casado con un hombre; por ella se impurificará.
4 El marido entre su pueblo no se impurificará por la mujer que lo profana.
5 No se dejarán una zona calva en la cabeza y no se afeitarán el borde de la barba y en su carne no cortarán un tajo.
6 Serán santos para su Dios y no profanarán el Nombre de su Dios; pues ofrendan las ofrendas de fuego de El Eterno, por eso deben permanecer santos.
7 No se casarán con una mujer que se ha prostituido o que es profana de nacimiento, y no se casarán con una mujer que se ha divorciado de su marido, pues es santo para su Dios.
8 Lo santificaréis, pues él ofrenda el pan de vuestro Dios; permaneceréis santo para vosotros, pues santo soy Yo, El Eterno, Quien os santifica.
9 Si la hija de un sacerdote se mancilla a través del adulterio, deshonra a su padre: será consumida por el fuego.
10 El sacerdote que es exaltado sobre sus hermanos y sobre cuya cabeza se vertió el aceite de unción, o que ha sido consagrado para vestir las vestimentas, no dejará su cabellera sin cortar ni rasgará sus vestiduras.
11 No se acercará a ninguna persona muerta; no se impurificará por su padre ni por su madre.
12 No se saldrá del Santuario ni profanará el Santuario de su Dios; pues hay una corona sobre él: el aceite de la unción de su Dios. Yo soy El Eterno.
13 Se casará con una mujer en virginidad de ella.
14 La viuda, la divorciada, la mujer profana de nacimiento, la prostituta: no se casará con ellas; únicamente una virgen de su pueblo tomará por mujer.
15 Así no profanará su descendencia entre su pueblo; pues Yo soy El Eterno Quien lo santifica».
16 El Eterno habló a Moshé (Moisés), diciendo:
17 «Háblale a Aarón, diciendo: todo hombre de tu descendencia a lo largo de sus generaciones en el que hubiere mácula, no se aproximará a ofrendar el pan de su Dios.
18 Todo hombre en el que hubiere mácula no se acercará: el hombre que es ciego o lisiado, o cuya nariz no tiene caballete, o que tiene una extremidad más larga que la otra;
19 o que tuviere una pierna rota o un brazo roto;
20 o que tiene cejas extremadamente largas o una membrana o una mácula en el ojo, o una erupción seca o húmeda en la piel, o que tiene los testículos aplastados.
21 Todo hombre de entre la descendencia de Aarón el Sacerdote que tenga mácula no se acercará a ofrendar las ofrendas de fuego de El Eterno: tiene mácula, no se acercará al pan de su Dios para ofrecerlo.
22 El pan de su Dios de lo más sagrado y de lo sagrado puede comer.
23 Pero no vendrá a la Partición y no se aproximará al Altar, pues tiene mácula; y no profanará Mis servicios sagrados, pues Yo soy El Eterno, Quien los santifica».
24 Moshé (Moisés) les habló a Aarón y a sus hijos, y a todos los Hijos de Israel.

22

1 El Eterno habló a Moshé (Moisés), diciendo:
2 «Háblale a Aarón y a sus hijos, para que se alejen de las cosas santas de los Hijos de Israel, aquello que Me consagran, para que no profanen Mi Santo Nombre, Yo soy El Eterno.
3 Diles: a lo largo de vuestras generaciones, cualquier hombre impuro de entre cualquiera de vuestros descendientes que se acercare a las cosas santas que los Hijos de Israel pueden consagrarle a El Eterno, esa persona será tronchada de ante Mi, Yo soy El Eterno.
4 Todo hombre de la descendencia de Aarón que esté afectado por la tzaraat o por un flujo no comerá de las cosas santas hasta que se haya purificado; y el que toque a cualquier persona que se ha impurificado por un cadáver o a un hombre que tiene una emisión de semen,
5 o un hombre que toca cualquier reptil por medio del cual puede impurificarse, o a una persona por medio de la cual puede impurificarse, cualquiera que sea su impureza.
6 La persona que lo toque será impura hasta el anochecer; no comerá de las cosas santas a menos que haya sumergido su cuerpo en el agua.
7 Después de que se haya puesto el sol se purificará; luego podrá comer de las cosas santas, pues es el pan suyo.
8 No comerá del cadáver ni de un animal despedazado, para no impurificarse por medio de él, Yo soy El Eterno.
9 Protegerán Mi custodia y no cargarán así con un pecado, muriendo a causa de él, pues lo habrán profanado, Yo soy El Eterno, Quien los santifica.
10 Ningún hombre extraño, que no sea sacerdote, podrá comer de lo santo; el que resida junto con un sacerdote o su empleado no comerá de lo santo.
11 Si un sacerdote adquiriere a una persona con su dinero, puede comer de él; y alguien nacido en su casa, pueden comer de su pan.
12 Si la hija de un sacerdote se casare con un extraño, no sacerdote, ésta no puede comer de las cosas santas separadas.
13 Y la hija de un sacerdote que quedare viuda o se divorciare, y no tuviere descendientes, puede retornar a la casa de su padre, como en su juventud, y puede comer del pan de su padre; pero ningún extraño, no sacerdote, podrá comer de él.
14 Si un hombre comiere de lo santo por error, le agregará un quinto y le reintegrará lo santo al sacerdote.
15 No profanarán las cosas santas de los Hijos de Israel que ellos separan para El Eterno,
16 y harán que carguen con el pecado de la culpa cuando coman sus cosas santas, pues Yo soy El Eterno, Quien los santifica».
17 El Eterno habló a Moshé (Moisés), diciendo:
18 «Háblale a Aarón y a sus hijos, y a todos los Hijos de Israel, y diles: todo hombre de la Casa de Israel y de los conversos en Israel que trajere su ofrenda por cualquiera de sus votos o cualquiera de sus ofrendas voluntarias a El Eterno como ofrenda ígnea -olá-,
19 para que os sea favorable: deberá ser sin mácula, macho, del ganado vacuno, de las ovejas o las cabras.
20 Todo aquel que tenga mácula no lo ofrendaréis, pues no os será favorable.
21 Y el hombre que trajere una ofrenda de paz -shlamim- a El Eterno, del ganado vacuno o de las ovejas, para llevar a cabo alguna promesa expresada o una ofrenda voluntaria, ésta será sin mácula para que halle gracia; no tendrá mácula.
22 El animal ciego o quebrado, o con el párpado partido o con verruga, o con erupción seca o húmeda en la piel: no lo ofrendaréis a El Eterno y no colocaréis ninguno de ellos como ofrenda de fuego sobre el Altar para El Eterno.
23 El buey o la oveja que tiene una extremidad más larga que la otra o que tiene pezuñas sin partir, lo podrás utilizar como donativos, pero no será aceptado como ofrenda de votos.
24 Aquel que tenga los testículos estrujados, aplastados, desgarrados o cortados, no lo ofrendaréis a El Eterno, ni haréis estas cosas en vuestra Tierra.
25 Del hombre extranjero no podréis ofrendar el pan de tu Dios de ninguno de éstos, pues la corrupción está sobre ellos, mácula hay en ellos y no os serán favorables».
26 El Eterno habló a Moshé (Moisés), diciendo:
27 «Cuando nazca un buey o una oveja o cabra, permanecerá bajo su madre durante siete días; y a partir del octavo día, es aceptable como ofrenda de fuego para El Eterno.
28 Pero el buey o la oveja, no podréis sacrificarlo con su cría el mismo día.
29 Cuando sacrifiquéis una ofrenda de gracias para El Eterno, la sacrificaréis para hallar gracia.
30 Deberá ser comida ese mismo día; no dejaréis nada hasta la mañana; Yo soy El Eterno.
31 Observaréis mis preceptos y los haréis. Yo soy el Eterno.
32 No profanaréis Mi Santo Nombre, sino que deberé ser santificado entre los Hijos de Israel. Yo soy El Eterno, Quien os santifica, 33 Quien os sacó de la tierra de Egipto para ser un Dios para vosotros; Yo soy El Eterno».

Textos relacionados
Emor (2)

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top