HALEL
La estructura incorpórea
Psicología
+100%-

El límite de la conciencia

Cuando intentamos aprehender nuestra Esencia, llegar a nuestro Yo, percibimos que el pensamiento se diluye ante el interrogante de ¿quién soy?.
Esto sucede porque nuestro Yo más interior es “parte” de la esencia de toda la realidad, y así como el agua contenida en un recipiente al ser devuelta al océano se funde y unifica con el mar, así cada alma es parte inmanente de la Esencia Infinita.

Si lo conociera sería El, nos dice el Baal Shém Tov.

Cuando la mente intenta conocer al Yo llega a un punto impenetrable en el cual el pensamiento lo traduce como deseo de recibir. Ello se debe a que el Yo más interior, Anojí (ver 72 y La conciencia de sí mismo), sólo podrá surgir cuando la plenitud colme infinitamente al deseo de recibir.
Mientras el deseo de recibir se encuentra separado de la plenitud la anhela incesantemente, generando pensamientos y formas mentales en su afán de asirla que, sin el entrenamiento espiritual adecuado, conducen a una percepción caótica de la realidad, impidiéndole al yo el “acceso” a la conciencia de sí mismo.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top