HALEL
Enciclopedia
Glosario de Términos
+100%-

Atzilut / Mundo de la emanación

Es la raíz de los tres mundos inferiores Briá, Ietzirá y Asiá.
En el olám Atzilút / mundo de la Emanación, la polaridad masculino- femenina, a pesar de no manifestarse como tal, existe ya en potencia. El olám Atzilút se denomina también olám haTikún / mundo de la corrección del deseo de la Neshamá. Esta denominación se debe a que en el estado anterior (Adám Kadmón), sólo la índole del alma denominada Iejidá tiene posibilidad de surgir. En cambio, el olám Atzilút permite a otros aspectos del alma manifestarse y corregir su deseo de recibir egoísta transformándolo en deseo altruista. El estudio detallado de este proceso está explicado en el “Talmúd Eser haSefirót” / “El estudio de las Diez Sefirót“, del Rab Ashlag.

Como ya fue explicado en “Atzmút, Ein – Sof ,Neshamá“, todo lo que sucede en los mundos inferiores es el resultado de cómo éstos reciben lo superior, y no cómo lo superior es en sí mismo. Por ello debemos saber que todas las explicaciones sobre los mundos superiores, es decir los estados superiores del alma, se refieren a nuestra comprensión temporal y espacial. Por ello debemos depurar nuestros deseos y nuestra voluntad a través del trabajo en la Torá y las mitzvót, a fin de lograr expandir nuestro limitado mundo a los mundos superiores espirituales, ya que todos los mundos están en el hombre. Cada mundo superior es generador de su inmediato subsiguiente, siendo que los mundos inferiores están contenidos en potencia en los superiores. Esto es una analogía del relato de la Creación, en el cual primero surge Adám, análogo al Adám Kadmón, luego Adám y Javá, análogos a Atzilút, y posteriormente Adám, Javá, Caín y Abel etc. análogos a Briá, Ietzirá y Asiá. Adám y Javá, antes de comer del fruto prohibido, el deseo de recibir/ ratzón lekabel, se encuentran en el estado de Gan Eden /Paraíso, análogo al olám Atzilút. Luego de probar del fruto prohibido, el deseo de recibir / ratzón lekabel, pierden el estado de Gan Eden/Paraíso (olám Atzilút ) comenzando el ciclo temporal – espacial (Briá, Ietzirá y Asiá). La pérdida del estado edénico y el ingreso a los dominios del deseo de recibir, la Creación, continuará hasta que todos los ámbitos de la realidad alcancen la armonía infinita.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top